Edición # 82

Edición # 82

Edición # 81

Edición # 81

Homenaje a Clara Roselli

Homenaje a Clara Roselli

El Sol de San Telmo

Reunión de redacción abierta del El Sol de San Telmo (09-09-2016)

Reunión de redacción abierta del El Sol de San Telmo (09-09-2016)

“Chocolatine” y “Liuba”

Ellas son bellas, dulces, serenas. Su vida transcurre como la corriente de un río tranquilo. Espían a los pájaros que se posan en la claraboya y a través de las rendijas de la puerta a Pipino -el palomo “descarado”- que las provoca llamando a la puerta con su pico.

Les gusta, eso quiero creer, cuando su ama con una taza de té -en la que a veces “Chocolatine” sumerge su pata y se relame (¿Tendrá antepasados ingleses?)- se sienta en su vieja butaca a leer y escuchar música. Se acuestan encima de ella y el tiempo se detiene en San Telmo. Cuando la “humana” pinta, cada una se adueña de un brazo del viejo sillón y miran con curiosidad lo que ella hace. Nunca tocan nada, respetando ese momento creativo.

Cuando su dueña, por esas cosas de la vida, tuvo que pasar días y noches entre la silla de ruedas y la vieja butaca, se instalaron con ella y nunca le pidieron comida ni agua, algo que saben pedir muy bien. No les gusta el agua de su cuenco, prefieren la de la vasija que contiene caracoles de mar y flores de la Buganvilia del patio.

Ellas son así, bellas…

Texto y Foto: Nelly Dutoit

Un escritor del asfalto

José Sbarra no se llamaba así. Usaba el apellido de su madre y nadie sabía con exactitud su fecha de nacimiento, aunque supuestamente nació en 1950. Participó del under de los años ochenta, el movimiento contracultural que incluía en la producción artística lo que pasaba en las discos, en las calles oscuras y en los hospedajes de gente sola, como era el edificio de calle Defensa, entre Garay y Brasil, donde él vivió.

Era guionista de televisión y escribía en revistas de tiraje, tan disímiles en sus temas y público, como Billiken y Playboy. Esto no era casual. La ternura y la sordidez atraviesan también sus obras literarias. Sus novelas “Marc, la sucia rata” y “Plástico cruel”, editadas en 1991 y 1992, se erigen -desde una narrativa ágil y realista- en verdaderos hallazgos estilísticos. Tomando personajes de la marginalidad -en un caso un joven sin ocupación conocida y sospechado de consumir droga y, en el otro, una travesti enamorada de un hombre enamorado de una chica rica-, intercala el coloquialismo de los diálogos con una prosa poética que funciona como voz de los protagonistas, justamente esos que no son políticamente correctos. Estas novelas no fueron reeditadas y sus adaptaciones al cine tuvieron escasa repercusión. Tampoco puede ser casual.

En contrapartida, la obra de Sbarra nunca dejó de circular. Siguió “metiéndose” por vías quizás más subterráneas, como la difusión boca a boca; las publicaciones web -pueden conseguirse sus libros en versión digital con acceso libre y hay una página de Facebook con su nombre, que recopila información sobre el autor-; las adaptaciones teatrales e incluso los grafitis con frases de su autoría como en una pared de la calle Brasil entre Perú y Chacabuco que decía: “¿No habrá nunca nadie que desee beber nuestras lágrimas?”, hasta que una pintada de un candidato a presidente la cubrió. Continuar leyendo

“Que el polideportivo sea un puente entre las escuelas y el barrio”

La lucha por el espacio público

Un grupo de jóvenes pica una pelota reiteradamente con su mano más hábil y no para de correr de una punta a otra del campo de juego, hasta conseguir encestar en el aro. A pocos metros de distancia de aquella escena, seis chicos se las ingenian para pasar una bola blanca por encima de una extensa red.

Varias actividades cobran vida en el PolideportivoMartina Céspedes, ubicado en Bolívar 1280, CABA. Pero hace tres años atrás este espacio deportivo peligraba, por la idea de su cierre definitivo, debido a que se pretendía instalar un emprendimiento privado.

Dicha iniciativa consistía en reemplazar el establecimiento por un polo dedicado a la cultura, gastronomía y comercio, que se denominaría Feria del Sur. El proyecto se había aprobado como ley –en primera instancia– el 7 de diciembre de 2011 en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, mediante 55 votos a favor, 4 abstenciones y 1 voto en contra.

La Feria del Sur pretendía instalarse bajo la autopista 25 de Mayo y abarcaría desde la calle Bolívar hasta media manzana de Avenida Paseo Colón (con una concesión de 20 años), según lo establecía el expediente del proyecto Nº 1387-J-2010.

Javier Sequeira –actual Secretario General e integrante de la comisión del directorio del Polideportivo– recuerda el origen del proyecto: “¿Cómo surgió el proyecto?… nosotros no lo sabemos. Los que saben del proyecto son aquellos que lo iniciaron. En su momento querían hacer un polo gastronómico porque el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires consideraba que este era un espacio que no se utilizaba. Pero nosotros demostramos, con pruebas, que el polideportivo funcionaba”. Continuar leyendo

Asociación Japonesa en la Argentina-Ciclo Cultural 2015

Crónicas urbanas

Leni Maler conoció muchas ciudades del mundo, pero eligió Buenos Aires para vivir, por su geografía, su clima, su mezcla de culturas, sus barrios su “no se qué”. Nacida en Varsovia (Polonia), la reconocida pintora de la Plaza Dorrego llega a la entrevista sin una gota de maquillaje, a pesar de ser lo suficientemente coqueta como para no decir su edad. “Mas de 60”, afirma con una sonrisa.

Desde hace casi veinte años, todos los domingos, lleva su arte callejero a la esquina de los pasajes Bethlem y Anselmo Aieta.

Comenzó a dibujar y pintar desde muy chica. A través de los años fue cambiando su estilo, pero enfocándose en lo que ella llama “crónicas urbanas”. “Lo mìo es dibujar en directo, como una performance”, explica Leni.

Durante mucho tiempo se dedicó a dibujar a mano alzada edificios y fachadas con tinta, pero ahora le divierte más usar su imaginación para pintar con colores sus “constelaciones”, armadas con figuras en estado ingrávido.

Otra de sus particularidades es que se mueve en una bicicleta decorada con sus dibujos. “Muchos turistas me piden si pueden fotografiar mi bici. Pero no la uso con esa intención. Me gusta la bicicleta porque es saludable, no contamina y te lleva donde querés mientras paseas”, sostiene la pintora, casada con un argentino que conoció en Europa.

Ama el cine, el teatro y los libros. Su padre era traductor del polaco al castellano. Tanto en el cine como en la literatura, las dos culturas tienen algo en común, el humanismo. “Aquí el teatro es magnífico, los argentinosson actores natos y, con su mezcla de razas, generan una cultura urbana única”, asegura Leni.

Cuenta que sus dibujos de Buenos Aires han sido vendidos en lugares como Ámsterdam, Paris, Roma o Berlín, donde vive suhija, Graciela. “El año que viene me voy a Alemania a visitarla, porque necesito estar cerca de ella. Como yo he estado en ese país, pero nunca trabajé allí, siempre me sentí ‘una extranjera’, lo que hizo que agudizara mipercepción”, explica la artista, que adora San Telmo donde “hay gente sencilla que aprecia mis dibujos”,afirma.

Texto: Diana Rodríguez / Foto: Imaretta Hermosilla

 

El Albergue de los Marinos

En Independencia 20, CABA, se encuentra la Misión de los Marinos (Mission to the Sea Men, en inglés) o Estrella del Mar (Stella Maris, en latín), lugar cuyas denominaciones conserva tanto a la derecha como a la izquierda de su entrada. Este último nombre es en homenaje a Nuestra Stella Maris y para conocer un poco de esa advocación, debemos recurrir a las tradiciones que -sin duda- reflejan parte de los hechos reales.

Cuenta la tradición que varias apariciones de la Virgen María, a algunos marineros le ocurrieron en momentos en que afrontaban tormentas que los ponían en peligro de naufragio. Tal era su desesperación que a los gritos suplicaban, orantes, ayuda a la Virgen María y esta aparecía con una estrella brillante en la cabeza y -milagrosamente- todo se calmaba. Luego, esa misma estrella los guiaba por aguas tranquilas; repitiéndose en varias oportunidades. Por estos motivos se la considera protectora de los hombres de mar.

Volviendo a la casa -donde me recibió el Padre Irineu Zotti, Director del Hogar y Misión del Marino y Capellán del Apostolado del Mar-, es dueña de una hermosa arquitectura estilo Tudor. Cuenta el Padre, que en Montevideo hay una -casi igual- construida por el mismo arquitecto.

La Stella Maris tiene historia y mucha. La fundó la comunidad británica y está edificada sobre terrenos donados por el gobierno nacional, de la época. En realidad el terreno cedido originalmente tenía otra ubicación, unos trescientos metros más al sur del actual. Para quien piense -como yo en determinado momento- que hasta allí en esos años llegaba el río, no es así ya que en ese lugar había un banco de tierra.
Continuar leyendo

“Un soñador, pero no el único”

Efraín Cruz toma las palabras de John Lennon para definirse y transmitir que, todo se puede lograr si la comunidad es capaz de unirse solidariamente y concretar sus sueños.

Para entender un poco más su lucha comunitaria, conversamos con él y esto nos dijo:

El Sol: ¿Cómo llegaste a San Telmo?

Efraín Cruz: Lo transito desde que tenía diez años. Crecí en Boedo, luego vivimos en Constitución y, con los chicos que jugaba en la Plaza España íbamos a la costanera bajando por Brasil hasta el parque Lezama. Lo más maravilloso era tirarme por la barranca del parque.

A los doce años, entré como cadete en la editorial El Cano (Brasil al 700, una casa que luego fue el Albergue de la Juventud). Eso significó el acceso a lo que luego sería mi pasión o sea, el mundo de los libros. Tuve mucha suerte porque mi referente fue un corredor de la editorial, que un día me sorprendió con una pila de Todo es Historia, editada por Félix Luna en la década del sesenta y me sumergí en ese mundo. A los quince años empecé a militar en la unidad básica, frente al mercado, que estaba liderada por Mereles. Nunca más dejé el barrio y cuando me casé vine a vivir en Brasil 441. Amo a San Telmo. Continuar leyendo

“Soy una habladora crónica”

Elizabeth Gothelf, narradora oral

Es una de las artistas que participó, desinteresadamente, en la jornada “A la Dorrego, hace-la tuya”. Con su voz particular -potente, pero dulce a la vez- aportó su relato histriónico a la movida organizada por El Sol de San Telmo.

Su primer contacto con la narración oral fue a fines de los ’80 cuando fue a ver Cuentos a la carta”, de Ana Padovani, en La Dama de Bollini.  Licenciada en Ciencias de la Educación, desde el comienzo de su carrera, como auxiliar de jardín de infantes, siempre tuvo que trabajar con la voz. Pero fue en 1999 cuando quedó impactada por la forma de relatar películas, en el espectáculo “Maní con chocolate”, de Ana María Bovo. Entonces se dijo “esta será mi próxima profesión”.

Con un gran espíritu de búsqueda, Elizabeth estudió clawn, canto, teatro, recreación y coordinación de grupos, todas herramientas que la ayudaron a expresarse. Uno de sus primeros shows fue “Los cuentos del rebe” (“rebe” significa maestro y rabino en idish). Como integrante de la comunidad judía, Eli (como la llaman sus amigos), rescató los relatos autobiográficos con el sello de la tradición oral.

El Sol: Actualmente está muy en boga el “stand up” ¿En qué se diferencia este estilo de la narración oral?

E.G: El “stand up” busca la comicidad, siempre es autorreferencial y remata con un chiste. También se diferencia de un monólogo teatral, donde el que habla lo dice desde un personaje. El narrador es un “performer”, que puede contar en primera o tercera persona, haciendo voces diferentes de personajes como testigo. El narrador no compone un personaje. Continuar leyendo

El Sol de San Telmo invitado por el Museo Histórico Nacional, en La Noche de los Museos ( 31-10-2015 ).

El Sol de San Telmo invitado por el Museo Histórico Nacional, en La Noche de los Museos ( 31-10-2015 ).

Video: Huerta de la Escuela Valentín Gómez

Video: Huerta de la Escuela Valentín Gómez

Count per Day

  • 126928Total de visitas:
  • 15Hoy:
  • 348Ayer:
  • 2149La semana anterior: